web analytics
Saltar al contenido
Dolor de la Espalda

Fibromialgia: ¿Qué es, Por qué Aparece y Cómo se Controla?

Fibromialgia Qué es Por qué Aparece y Cómo se Controla

¿Qué es la Fibromialgia?

La fibromialgia  es una enfermedad muy nueva que ha sido reconocida tan solo hace 30 años, por tal motivo hay mucha desinformación y si tú te quieres curar es muy importante que la entiendas profundamente.

1 de cada 25 personas puede estar afectada por esta enfermedad.

Incluso esta  afección pudo haber sido mal diagnosticada por el medico a diciéndole al paciente que la fibromialgia es degenerativa. Ahora sabemos que esta enfermedad no está relacionada con la artritis inflamatoria o degenerativa, aunque los síntomas a veces pueden ser muy similares.

La fibromialgia en sí misma no causa ningún daño duradero a los tejidos del cuerpo. Sin embargo, es importante mantenerse lo más activo posible para evitar el debilitamiento de los músculos (descondicionamiento) que podría conducir a problemas secundarios.

Definición

El significado del termino fibromialgia se divide en tres “fibro” que significa tejidos blandos, “mio” significa músculo y “algia” que corresponde a dolor, técnicamente podemos definir a la fibromialgia como una afección prolongada, como un dolor generalizado y crónico en tus tejidos blandos, los cuales son los ligamentos, tendones y especialmente  tus músculos.

En el pasado, se utilizaban otros términos para describir la afección, como reumatismo muscular y fibrositis.

¿Cuáles son sus causas?

Todavía no se sabe con exactitud qué produce la fibromialgia, pero la investigación sugiere que existe una interacción entre los factores físicos, neurológicos, psicológicos.

La fibromialgia también puede ser hereditaria. Probablemente hay ciertos genes que pueden hacer que las personas sean más propensas a contraer fibromialgia y otros problemas de salud que pueden ocurrir con ella. Sin embargo, los genes por si solos no causan fibromialgia.

Generalmente el dolor que sentimos a menudo se ve afectado por nuestras emociones y estados de ánimo. La depresión o la ansiedad pueden hacer que el dolor parezca peor. Al mismo tiempo, el dolor puede llevar al estrés, a la preocupación o a un estado de ánimo bajo.

Por lo general, las personas sienten dolor cuando parte del cuerpo se daña (como en la artritis) o sufre una lesión física. El dolor que sienten las personas con fibromialgia es diferente porque no es causado directamente por un daño o lesión en el área que está sufriendo.

En cambio, hay un problema con la forma en que el cerebro y el sistema nervioso procesan el dolor de esa área. Esto no significa que el dolor sea menos real, pero debido a que no hay daño físico que pueda ser sanado, no hay una manera fácil de detener el dolor. Esta es la razón por la cual el dolor de la fibromialgia puede ser duradero o crónico.

Las investigaciones han demostrado que las personas con fibromialgia son más sensibles a la presión física. Esto significa que lo que sería un golpe relativamente menor para la mayoría de las personas podría ser extremadamente doloroso para alguien con fibromialgia.

Esta sensibilidad aumentada no se entiende completamente, pero se cree que podría estar relacionada con cambios en la forma en que el sistema nervioso procesa el dolor. Algunos investigadores han demostrado mediante escáneres cerebrales especiales que estos procesos se alteran en personas con fibromialgia.

Los trastornos del sueño también pueden contribuir a este aumento de la sensibilidad. Los estudios de ondas cerebrales muestran que las personas con fibromialgia a menudo pierden el sueño profundo. Hay una serie de cosas que pueden provocar trastornos del sueño, como por ejemplo:

  • Dolor debido a una lesión u otra condición como la artritis.
  • Estrés en el trabajo o tensión en las relaciones personales, muy a menudo terminando  en problemas  y baja laboral.
  • Depresión provocada por una enfermedad o por eventos infelices.

Las personas con fibromialgia con bastante frecuencia informan que sus síntomas comenzaron después de una enfermedad o accidente, o después de un período de estrés emocional y ansiedad. Sin embargo, otros no pueden recordar ningún evento en particular que conduzca a la aparición de los síntomas.

No es de extrañar que una combinación de dolor, trastornos del sueño y ansiedad o depresión se convierta en un círculo vicioso. El sueño deficiente contribuirá al cansancio severo que a menudo acompaña a la fibromialgia.

Síntomas

Los síntomas de la fibromialgia mas evidentes varían entre mujeres y hombres, esta es la sintomatología más representativa:

  • Cansancio o fatiga extrema.
  • Dolor en los huesos del cuerpo.
  • Perturbación del sueño.

Los efectos de estos síntomas varían de persona a persona y de día a día. Muchas personas tienen brotes de vez en cuando o puede que sus síntomas empeoran repentinamente.

Las personas con fibromialgia a menudo dicen que la fatiga es la peor parte de la afección y que no pueden pensar con claridad o recordar las cosas adecuadamente y por tal motivo a esta enfermedad se le puede denominar  como niebla cerebral.

El dolor puede sentirse como si afectara todo el cuerpo, o puede ser particularmente intenso en unas pocas áreas. Algunas personas encuentran que su dolor se siente peor en un clima muy caliente o muy frío o húmedo.

Síntomas menos comunes

Los síntomas menos frecuentes de la fibromialgia incluyen:

  • Mala circulación: hormigueo, entumecimiento o hinchazón en las manos y los pies, ademas de dolor de espalda.
  • Cefaleas.
  • Irritabilidad.
  • Fiebre.
  • Sentir una necesidad urgente de orinar, especialmente por la noche, hecho que puede desencadenar una incontinencia urinaria.
  • Colon irritable e intestinos incómodos (diarrea o estreñimiento y dolor abdominal) a veces diagnosticados por separado como síndrome del intestino irritable.

¿Cuántos tipos de fibromialgia existen?

Existen 4 tipos de fibromialgia, los cuales son:

Tipo 1: Fibromialgia idiopática

La fibromialgia tipo 1 presenta una sintomatología normal, no afecta ni compromete en gran manera el diario vivir del paciente que la padece.

Tipo 2: Fibromialgia moderada o asociada

Limita de cierto modo a la persona, pero con una respectiva prescripción médica y un correcto uso de ejercicios autorizados por un fisiotepeuta se puede tener una buena calidad de vida.

Tipo 3: Fibromialgia severa o reumática

Siendo esta la más delicada y donde se involucra la parte neurológica del paciente, el movimiento del cuerpo se verá altamente afectado y actividad física estará reducida. Dentro de los síntomas  de la fibromialgia avanzada vemos diarrea o estreñimiento, dolor e hinchazón abdominal, gases y nauseas.

Tipo 4: Fibromialgia simulada

Es un estado psicosomático donde el paciente cree padecer de fibromialgia y se aferra tanto a su creencia que termina padeciendo los síntomas.

¿Cuáles son los puntos de dolor?

fibromialgia 5 per mille

Los puntos sensibles y de dolor para las personas con fibromialgia pueden incluir la parte posterior de la cabeza y la parte superior de los hombros, es decir puede estar localizada en la espalda. Estos puntos son áreas sensibles en el cuerpo que se vuelven dolorosas cuando se aplica presión.

Los puntos de dolor asociados con la fibromialgia ocurren en ambos lados del cuerpo e incluyen las siguientes áreas:

  • Parte superior del pecho.
  • Parte posterior de la cabeza.
  • Codos exteriores.
  • Rodillas.
  • Caderas.
  • Parte superior de los hombros.

Una persona que tiene fibromialgia puede no experimentar dolor constante. El dolor puede aparecer y desaparecer y desplazarse a diferentes áreas del cuerpo.

Los puntos sensibles también pueden ocurrir como resultado de otras condiciones médicas como la polimialgia. Pero el dolor que experimentan las personas con fibromialgia tiende a ser más severo y generalizado.

Varias enfermedades reumáticas y síndromes regionales de dolor también pueden causar síntomas similares a los de la fibromialgia. Las afecciones, como la enfermedad de Lyme, la artritis reumatoide y el lupus, pueden involucrar dolor generalizado y áreas sensibles.

En el pasado, los médicos diagnosticaban la fibromialgia según un conjunto de criterios que identificaban 18 puntos sensibles en el cuerpo. Para ser diagnosticado con la afección, una persona tenía que experimentar sensibilidad en 11 de los 18 puntos sensibles.

¿Cómo se diagnóstica?

La fibromialgia es a menudo difícil de diagnosticar, ya que los síntomas varían considerablemente y pueden tener otras causas. Los síntomas pueden ser similares a los de otras afecciones, por ejemplo, como los síntomas de glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) o afecciones autoinmunitarias como la artritis reumatoide.

En la actualidad, no existen exámenes de sangre, radiografías o escáners específicos que puedan confirmar un diagnóstico de fibromialgia, y muchas personas con esta afección tendrán resultados normales en todas estas pruebas.

Sin embargo, su médico puede sugerirle que se haga exámenes de sangre para descartar otras causas posibles de sus síntomas y así apoyar un diagnóstico de fibromialgia.

Hasta hace poco, el diagnóstico de la fibromialgia se basaba en puntos sensibles específicos en ciertas áreas del cuerpo. Sin embargo, las directrices publicadas en 2010 recomiendan que los profesionales de la salud deben tener en cuenta las siguientes características al realizar un diagnóstico:

  • Dolor y síntomas durante la última semana, basado los puntos de dolor del cuerpo más el nivel de gravedad de estos síntomas:
    • Cansancio.
    • Despertarse con fatiga.
    • Problemas cognitivos (memoria o pensamiento).

Más una serie de otros síntomas físicos generales:

    • Síntomas que duran al menos tres meses a un nivel similar.
    • Ningún otro problema de salud que explique el dolor y otros síntomas.

Tratamiento de la fibromialgia

Todavía la fibromialgia no tiene una  cura definitiva, pero hay maneras de controlar los síntomas. Su médico podrá sugerir tratamientos y terapias para abordar aspectos específicos de la afección. Estos pueden incluir tratamientos farmacológicos, las terapias físicas y de otro tipo son igual de importantes o incluso más.

Terapias físicas

Su médico puede remitirlo a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional para que reciba tratamiento y consejos adicionales.

La fisioterapia puede ayudarle a mejorar su postura, función física y calidad de vida, y gradualmente volverse más activo. Los fisioterapeutas también pueden aconsejarle sobre técnicas de relajación como el yoga.

fibromialgia sintomi e diagnosi

La terapia ocupacional puede ayudarle a controlar sus actividades diarias sin aumentar su dolor ni desgastarse. Su terapeuta ocupacional puede sugerirle enfoques específicos de ir paso a paso, cambiar su forma de trabajar o usar aparatos que ahorran trabajo.

Un especialista en dolor puede sugerir tratamientos específicos que pueden ayudar a reducir el dolor para que pueda comenzar las terapias de rehabilitación ofrecidas por otros miembros del equipo.

Las clínicas especializadas a menudo ofrecen un programa de control del dolor, por lo general de forma ambulatoria, durante varios días o semanas. Es posible que el programa no le quite el dolor, pero puede ayudar a disminuir el impacto en su vida.

Las sesiones de grupo pueden incluir a personas con otras condiciones de dolor a largo plazo. Las sesiones a menudo son dirigidas por psicólogos que pueden ayudarle a desarrollar formas de lidiar con el dolor y la ansiedad que puede causar.

Tratamiento médico

Su médico puede recetarle medicamentos para aliviar el dolor, los trastornos del sueño o la depresión asociados con la fibromialgia. Los tratamientos farmacológicos no curan la fibromialgia y por lo general no eliminan por completo el dolor. Sin embargo, pueden ser útiles para reducir los síntomas a un nivel que le permita iniciar una actividad física suave y terapias de rehabilitación.

¿Cuál es el mejor medicamento para la fibromialgia?   

Al igual que con todos los medicamentos usados, algunas personas tendrán efectos secundarios, por lo que es importante discutir los pros y los contras con su médico. Como regla general, los tratamientos farmacológicos deben suspenderse a menos que ofrezcan un beneficio continuo. Entre los medicamentos recomendados tenemos:

El paracetamol puede aliviar el dolor para algunas personas, pero no funciona para todos. Algunas personas encuentran que las drogas como el co-codamol o el co-dydramol son útiles. Éstos contienen paracetamol más una dosis baja de un analgésico opiáceo más fuerte como la codeína. Los medicamentos que contienen codeína o dihidrocodeína pueden causar efectos secundarios como estreñimiento y se recomiendan sólo para uso a corto plazo (generalmente no más de tres días) debido al riesgo de dependencia.

Los opiáceos son analgésicos utilizados para el dolor moderado a severo, aunque hay poca evidencia de investigación de que son útiles en general para la fibromialgia. Los opiáceos deben usarse con moderación, si es que se usan, en el dolor crónico debido al riesgo de efectos secundarios a largo plazo y porque pueden causar dependencia y pueden ser difíciles de detener. Existen algunos estudios pequeños que muestran beneficios para algunas personas con un medicamento llamado tramadol, que funciona en parte como un opiáceo y en parte como un antidepresivo. La prescripción de tramadol está regulada y se utiliza mejor sólo para los brotes a corto plazo.

El gel de capsaicina o los geles antiinflamatorios no esteroideos frotados en las áreas dolorosas pueden ayudarle, pero no hay evidencia convincente de que sean efectivos en la mayoría de las personas con fibromialgia y pueden no ser prácticos si usted tiene dolor generalizado.

Los medicamentos antidepresivos como la amitriptilina en dosis bajas pueden reducir el dolor y ayudarle a dormir. Necesitan tomarse 2-3 horas antes de acostarse.

Su médico aumentará gradualmente la dosis a un nivel efectivo. Los antidepresivos pueden ayudar con el estado de ánimo bajo y ciertos tipos incluyendo la duloxetina también han mostrado que ayudan con el dolor y otros síntomas en algunas personas.

Es posible que no funcionen de inmediato, por lo que es posible que tenga que probarlos durante unos meses para ver si le ayudan.

Los fármacos como la pregabalina y la gabapentina se utilizan para tratar el dolor nervioso y se ha demostrado que ayudan a las personas con fibromialgia. Por lo general, se comienzan a tomar en dosis bajas y luego se incrementan gradualmente dependiendo de cómo responda a ellas. Puede tomar seis semanas evaluar si son útiles. Pueden causar efectos secundarios como mareos y aumento de peso.

Terapias psicológicas

La fibromialgia tiene también una causa emocional. El dolor nunca es una experiencia puramente física, especialmente si dura mucho tiempo. El dolor puede afectar su estado de ánimo, haciéndolo sentir triste, ansioso, frustrado, enojado o asustado.

Su respuesta emocional al dolor puede afectar su comportamiento. Por ejemplo, el miedo a que el movimiento aumente su dolor puede llevarle a evitar la actividad. Esto, a su vez, puede afectar aspectos de su salud física, por ejemplo, a medida que sus músculos se debilitan por falta de uso, llegando a creer que padecerá de alguna incapacidad permanente

Los enfoques psicológicos para el tratamiento del dolor tienen como objetivo abordar los aspectos emocionales del dolor. Cuando los pensamientos, los hábitos (comportamiento), las sensaciones físicas y las emociones están tan estrechamente relacionados, pueden ser abrumadores.

Las terapias como las terapias cognitivo-conductuales a menudo se centran en separar estos diferentes aspectos de su experiencia de dolor, descomponiendo el problema en trozos más manejables.

Hacer un pequeño cambio en un área, por ejemplo, el comportamiento, a menudo puede mejorar tanto su bienestar emocional como su salud física para que pueda sacar más provecho de la vida.

Las terapias psicológicas también incluyen técnicas para relajarse, lidiar con el estrés, aceptar que no siempre se puede hacer lo que se desea y no ser demasiado duro consigo mismo (autocompasión) incluso si se siente frustrado.

Ejercicio

Si usted tiene dolor, su instinto puede ser evitar el ejercicio, pero la falta de actividad puede llevar a problemas secundarios a medida que los músculos se debilitan. Mantenerse activo, con una combinación de actividad aeróbica y ejercicios para mejorar su flexibilidad, ayudará a prevenir que esto suceda. El ejercicio también puede ayudarle a dormir mejor.

fibromialgia e sport

El ejercicio aeróbico le ayudará a aumentar la circulación de oxígeno a través de la sangre, por lo que cualquier ejercicio que le haga respirar con más fuerza y que haga que su corazón lata más rápido es aeróbico. El deporte de la natación está especialmente recomendada para las personas con fibromialgia, pero también es útil caminar y andar en bicicleta.

Aumente su ritmo de ejercicio a una velocidad que pueda lidiar, mantenga el ritmo y sea paciente. Usted puede encontrar que su dolor y cansancio empeoran al principio a medida que comienza a ejercitar los músculos que no han sido usados por un tiempo. Trate de hacer la misma cantidad de ejercicio todos los días para aumentar su fuerza y resistencia muscular. Aumentar el ejercicio poco a poco también mejorará su forma física y flexibilidad.

Se ha demostrado que el yoga y el t’ai chi son de gran ayuda para algunas personas con fibromialgia.

Dieta

No se ha comprobado que ninguna dieta en particular ayude a superar la fibromialgia, pero es recomendable mantener un peso dentro de un rango saludable consumiendo una alimentación adecuada donde ese incluyan especialmente muchas frutas y verduras con vitamina D.

La fibromialgia tiene algunos alimentos prohibidos entre los cuales se encuentran aquellos altos en azúcar, gluten y harinas refinadas.

Terapias complementarias

Algunas personas con fibromialgia descubren que los tratamientos naturales, medicamentos complementariosy la homeopatía ayudan a aliviar sus síntomas.

Los tratamientos como el masaje, la acupuntura, la cámara hiperbárica o la ozonoterapia pueden aliviar temporalmente el dolor y la incomodidad, aunque a menudo no producen un alivio de los síntomas a largo plazo.

Dormir

La falta de sueño es un síntoma clave de la fibromialgia, por lo que dormir lo suficiente y de buena calidad es una parte importante del tratamiento. No sólo ayudará con el cansancio y la fatiga, sino que también puede ayudar con el dolor.

Algunos consejos para que pueda conciliar el sueño y pueda evitar esas crisis nocturnas:

  • Asegúrese de que su dormitorio esté oscuro, tranquilo y con una temperatura confortable.
  • Trate de tomar un baño caliente antes de acostarse para ayudar a aliviar el dolor y la rigidez.
  • Desarrolle una rutina de sueño, acomodándose y levantándose a la misma hora cada día.
  • Trate de escuchar algo de música relajante antes de acostarse.
  • Algunos ejercicios suaves pueden ayudar a reducir los espasmos musculares, pero probablemente es mejor evitar el ejercicio más enérgico demasiado cerca de la hora de acostarse.
  • Mantenga un cuaderno junto a su cama para que si se le ocurre algo que necesita hacer al día siguiente, pueda escribirlo y luego sacarlo de su mente.
  • Evite el alcohol, el té o el café (o cualquier otra forma de cafeína) tarde en la noche.
  • Trate de dejar de fumar o al menos no fume cerca de la hora de acostarse.
  • Evite ver la televisión y usar computadoras, tabletas o teléfonos inteligentes en su dormitorio.
  • Trate de no revisar la hora durante la noche.
  • La terapia cognitivo-conductual  puede ser muy efectiva para las personas que han interrumpido gravemente el sueño.
  • Las pastillas para dormir no se recomiendan normalmente ya que los problemas de tolerancia y adicción son comunes.

Tips adicionales para el tratamiento

La fibromialgia varía de persona a persona. Pruebe algunos de los siguientes consejos para averiguar qué es lo que funciona para usted:

Aprenda sobre la fibromialgia. Comprenderlo puede ayudar a aliviar el miedo y la ansiedad.

Averigüe si hay un grupo de apoyo en su área, o piense en unirse a un foro en línea sobre fibromialgia o a un programa de pacientes expertos. Hablar de sus experiencias con otras personas que tienen fibromialgia a menudo ayuda.

Anime a su familia y amigos a que averigüen más y discutan su condición con usted. Usted podría mostrarles esta información para ayudarles a explicar sus experiencias. Es especialmente importante que entiendan que usted puede tener un dolor intenso aunque se vea bien.

Aprenda a tomarse un tiempo para usted mismo para relajar su mente y sus músculos.

Practique cambios sencillos en el comportamiento, escuche a su cuerpo y sea compasivo consigo mismo como lo sería hacia alguien a quien cuida.

Encuentre formas más efectivas de comunicar sentimientos como la ansiedad o la ira. El asesoramiento puede ayudar a romper el ciclo de ansiedad, depresión y dolor y ha ayudado a muchas personas a mantener el dolor bajo control, su médico de cabecera podrá derivarlo.

La infelicidad en el hogar o en el trabajo puede hacer que el dolor empeore. Abordar las causas de esta infelicidad podría ayudar. Pida ayuda a las personas de su trabajo, como un amigo, colega o gerente.

También puede buscar asesoramiento de expertos como terapeutas ocupacionales sean de su empresa o poarticulares, Ellos pueden trabajar con usted para encontrar la mejor solución para todos.

Algunas personas han descubierto que la meditación ayuda a aliviar su dolor.

Pruebe los medicamentos que su médico le ofrece y discuta cuáles son útiles.

¿Qué tipo de especialista trata la fibromialgia?

La fibromialgia no es una forma de artritis (enfermedad articular), tiene cierto grado de discapacidad mas no es degenerativa. No causa inflamación o daño a las articulaciones, músculos u otros tejidos.

Sin embargo, debido a que la fibromialgia puede causar dolor crónico y fatiga similar a la artritis, como resultado, un reumatólogo es quien detecta esta enfermedad (y descarta las enfermedades reumáticas). Para los cuidados a largo plazo, su médico general de confianza puede proporcionarle toda la atención y el tratamiento que la fibromialgia necesita.

Muchas personas con fibromialgia han aprendido a controlar su afección gracias a llevar un buen tratamiento según el punto medico.

 

¿Cuántas personas padecen fibromialgia en España?

En el dia mundial de la fibromialgia el cual se celebra cada 12 de mayo y algunas entidades como la Sociedad Española de Reumatologia (SER) dan unos datos muy específicos:

Existe un promedio de unas 800.000 personas padecen tal condición en España.

Los síntomas de fibromialgia es más alto en mujeres con un promedio del 5% frente al porcentaje por debajo del 1% en los hombres.

POR FAVOR AYÚDANOS A DIFUNDIR ESTE MENSAJE!
Si esta información fue útil para ti, puede serlo de igual forma para otras personas que tengan alguna molestia en su espalda. Escoge tu red social preferida y comparte. Gracias

 

5/5 (1 Review)