Saltar al contenido
Dolor de la Espalda

Lumbalgia: Causas, Síntomas, Tratamiento y Ejercicios

La Lumbalgia o el dolor lumbar no es una enfermedad, es una condición médica muy común que genera un alto número de visitas al médico e incapacidades laborales, este dolor de espalda llega a afectar hasta un 80% de la población del mundo.

La parte baja de la espalda soporta el peso de la parte superior del cuerpo y proporciona los movimientos cotidianos, como agacharse y girar el tronco hacia un lado o hacia otro.

Los músculos de la parte baja de la espalda son responsables de flexionar y girar la cadera mientras se camina, así como de apoyar y proteger la columna vertebral.

Los nervios en la zona lumbar proporcionan sensibilidad y fortalecen los músculos de la pelvis, las piernas y los pies.

La mayoría de los espasmos musculares lumbares son el resultado de lesiones en los músculos, ligamentos, articulaciones o discos intervertebrales.

El cuerpo reacciona a las lesiones enviando una respuesta de alivio a la zona inflamada. Aunque la inflamación suena como algo menor, puede causar un  dolor severo.

¿Qué es Lumbalgia?

Lumbalgia tiene su significado en las palabras Algia proveniente de Algos que es dolor y Lumbos que significa zona lumbar.

El lumbago es aquel dolor que se localiza en la parte baja de la espalda o zona lumbar y generalmente se extiende desde las primeras costillas hasta la cintura, en la mayoría de ocasiones los médicos consideran que es un dolor de espalda no específico, pero con una evaluación minuciosa se puede determinar que el lumbago puede ocurrir por una variedad de circunstancias como un síndrome en los nervios, o alguna afección en los ligamentos, músculos, discos vertebrales o estructuras fasciales.

El 85 % de los espasmos musculares lumbares, son el resultado de lesiones en los músculos o molestias biomecánicas como traumatismos por falta de flexión, esfuerzo físico, lesiones, mala higiene postural, hernias discales, ciática, fracturas, entre otras molestias en la estructura músculo esquelética que tiene la columna vertebral.

En muchas ocasiones las personas tienden a confundir la lumbalgia con la lumbociatalgia, esta ultima ocurre cuando se comprime el nervio ciático generando un fuerte  dolor lumbar y afectando las piernas.

Tipos de Lumbalgia

Especifica: Es donde se conoce el motivo y la causa del lumbago pero esto solo ocurre en el 20% de los casos, por ejemplo cuando el paciente presenta osteoporosis, osteoartritis o hernia discal.

No especifica: Representa el 80% restante de los casos. No se puede determinar cuál es la fuente del dolor y su duración es limitada, se presenta con facilidad en hombres y mujeres de edad mediana.

Se puede generar un lumbago inespecífico al levantar peso desmedido y en una postura inadecuada, pasar sentado por horas de una forma incorrecta y puede presentarse también por factores psicológicos y emocionales como el estrés.

Clasificación de la Lumbalgia

lumbalgia axial o mecánica

Se puede clasificar en dos grupos:

Por su duración:

Dolor lumbar agudo: Este tipo de dolor suele aparecer repentinamente y dura unos días o semanas, y se considera una respuesta normal del cuerpo a una lesión o daño tisular.

El dolor disminuye gradualmente a medida que el cuerpo sana.

Dolor lumbar subagudo: Este tipo de dolor dura entre 6 semanas y 3 meses, suele ser de naturaleza mecánica, como una distensión muscular o dolor articular, pero es prolongado.

En este punto, un examen médico puede ser considerado, y es aconsejable si el dolor es severo y limita la capacidad de participar en actividades de la vida diaria, dormir y trabajar.

Lumbalgia crónica: Generalmente se define de esta manera cuando el dolor dura más de 3 meses, este tipo de dolor es generalmente severo, no responde a los tratamientos iniciales y requiere de un examen médico completo para determinar la fuente exacta del dolor.

Por sus características:

Dolor mecánico: También conocido como lumbalgia axial es la causa más común del dolor lumbar, se da principalmente en los músculos, ligamentos, articulaciones facetarias y articulaciones sacroilíacas, o huesos que hay dentro y alrededor de la columna vertebral.

Este tipo de dolor tiende a localizarse en la parte de los glúteos y, a veces, en la parte superior de las piernas.

Por lo general, se ve influenciada por la carga a la que se ha expuesto la columna vertebral y puede sentirse diferente según el movimiento (hacia adelante, atrás, al girar el tronco), la actividad, el estar de pie, sentado o descansando.

Dolor radicular: Este tipo de dolor puede ocurrir si la raíz de un nervio espinal se pinza o se inflama.

 En la radiculopatía lumbar (ciatica) puede seguir un patrón de la raíz del nervio o dermatoma hacia abajo en la nalga y/o pierna.

Su sensación específica es dolor agudo, eléctrico, de tipo quemazón y puede estar asociada con entumecimiento o debilidad. Normalmente se siente en un solo lado del cuerpo.

Existen otras fuentes que pueden generar un dolor agudo son, por ejemplo la estenosis, dolor mielopático, dolor neuropático, deformidad, tumores, infecciones.

El dolor crónico se genera por condiciones inflamatorias como la artritis reumatoide o espondilitis anquilosante y dolor que se origina en otra parte del cuerpo y se presenta en la parte baja de la espalda como cálculos renales o colitis ulcerativa.

Información relacionada de su interés

¿Cuáles son sus Causas?

La lumbalgia se puede presentar por varias  razones subyacentes, pero a menudo se da por una mala higiene postural y sobrecarga física.

Existen 4 tipos de causas fundamentales por las que se genera el dolor lumbar:

Molestias Mecánicas

Son la principal causa de la lumbalgia. Dentro de las principales causas mecánicas tenemos:

  • Los esguinces y las distensiones son la causa número uno del dolor agudo en la espalda. Los esguinces se presentan  por un estiramiento excesivo de los ligamentos, y las distensiones son desgarros presentados en los tendones o músculos.

Ambos pueden ocurrir al momento de levantar algún objeto de forma incorrecta, al levantar algo demasiado pesado o al hacer un esfuerzo excesivo.

Estos movimientos también pueden desencadenar espasmos en los músculos de la espalda, que suelen ser dolorosos.

  • El degeneramiento de los discos intervertebrales, son una causa mecánica muy común cuando se genera el dolor lumbar en adultos mayores,  ocurre porque los discos intervertebrales que por un proceso normal del envejecimiento, pierden el colágeno en los anillos fibrosos.

En una espalda sana, los discos intervertebrales proporcionan  flexión y torsión de la parte inferior de la espalda y a medida que los discos se deterioran se pierde su capacidad de amortiguación.

  • La hernia de disco puede ocurrir cuando los discos intervertebrales se comprimen y sobresalen o se rompen, causando dolor en la parte baja de la espalda.
  • La radiculopatía es una afección causada por compresión, inflamación y/o lesión de la raíz de uno o varios nervios espinales del mecanismo neurológico.

La presión sobre la raíz del nervio produce dolor, entumecimiento o generando una sensación de hormigueo que viaja o se irradia en otras áreas del cuerpo que se interconectan con este nervio. La radiculopatía puede ocurrir cuando la estenosis espinal o un disco herniado roto, comprimen la raíz nerviosa.

  • La ciatica es una forma de radiculopatía causada por la compresión del nervio ciático, es un nervio largo que se encuentra atrás de los glúteos y se extiende por la parte posterior de la pierna.

Esta compresión causa dolor en la zona lumbar del cuerpo similar a un ardor, combinado con dolor en los glúteos el cual se reparte hacia abajo de la pierna y llegando en algunas ocasiones al pie.

En los casos más extremos, cuando el nervio sufre  pinzamiento  entre el disco y el hueso adyacente, los síntomas pueden incluir no sólo dolor, sino entumecimiento y debilidad muscular en la pierna debido a la interrupción de las señales nerviosas. La afección también puede ser causada por un tumor o quiste que presiona el nervio ciático o sus raíces.

  • Espondilolistesis, es una afección en la cual ose sale de su lugar, generando la alteración de la estructura de  la columna vertebral  por el pinzamiento  de los nervios que pasan por allí.
  • Las lesiones traumáticas, como las causadas por la práctica de deportes, accidentes automovilísticos o caídas, pueden causar algún tipo de contractura, distensión o espasmo muscular, lesionar tendones y ligamentos; todo esto provocará dolor de la zona lumbar.

Una lesión traumática también puede hacer que la estructura de la columna vertebral se comprima demasiado, lo que a su vez puede provocar la ruptura o inflamación por la presión ejercida sobre cualquiera de los nervios arraigados a la médula espinal.

  • La estenosis espinal es el estrechamiento de la columna vertebral  ejerciendo presión sobre la médula espinal y los nervios, lo que puede causar dolor o entumecimiento al caminar y que con el tiempo lleva a la debilidad de las piernas y a la pérdida de sensibilidad.
  • Las irregularidades esqueléticas entre  las anomalías congénitas de la columna vertebral las que más se destacan son  la escoliosis que es la curvatura de la columna vertebral y que generalmente no causa dolor hasta la mediana edad; la lordosis que es un arco anormal que se puede acentuar en  la zona cervical o en la parte lumbar de la espalda.

Tumores

Los tumores son una causa relativamente rara de dolor de espalda. Ocasionalmente los tumores comienzan allí, pero cada vez y con mayor frecuencia están apareciendo en la espalda como resultado de algún cáncer que se ha diseminado desde otra parte del cuerpo.

Infecciones

Las infecciones no son una causa común en la lumbalgia. Sin embargo, estas pueden causar dolor cuando se involucran las vértebras, como es el caso de la osteomielitis; la discitis que es la infección de los discos intervertebrales, o la sacroiliitis que es la infección de las articulaciones sacroilíacas que conectan la parte inferior de la columna con la pelvis.

Otras causas que generan Lumbalgia

Otras condiciones subyacentes que predisponen a las personas al padecer de Lumbalgia son:

  • Enfermedades inflamatorias de las articulaciones como la artritis, la osteoartritis y la artritis reumatoide, así como la espondilitis, también pueden ser causantes del dolor lumbar.
  • La osteoporosis es una enfermedad ósea metabólica caracterizada por una disminución progresiva de la densidad y la fuerza ósea, que puede provocar fracturas dolorosas de las vértebras.
  • La endometriosis, es la acumulación de tejido uterino en lugares fuera del útero.
  • Fibromialgia, síndrome de dolor crónico que implica dolor muscular y fatiga generalizadas.
  • Infección Urinaria, Los calambres en la parte baja del abdomen y el dolor en la parte baja de la espalda se suele dar por la inflamación de los riñones.

Síntomas de un Lumbago

síntomas de un lumbago

El síntoma principal de un lumbago un dolor agudo y punzante o crónico en la parte baja de la espalda o en la región lumbar de la columna vertebral.

Esto se asocia generalmente con dolor, tensión muscular y rigidez en esta zona, que puede ser lo suficientemente grave como para interrumpir las actividades y el movimiento cotidianos normales. Algunas veces, este dolor se puede describir como una distensión de la espalda.

Otros síntomas del lumbago incluyen dolor que se irradia a una o ambas piernas. Cuando esto sucede, indica que un nervio está irritado o sufre de pinzamiento.

En algunas ocasiones esta molestia puede estar acompañada de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Inflamación o hinchazón de la pierna o la espalda
  • Sensación de estar deprimido
  • Incontinencia de vejiga o intestino
  • Sangre en la orina.

Factores de Riesgo

Más allá de las enfermedades subyacentes, algunos otros factores que pueden elevar el riesgo de padecer lumbalgia son:

Edad: La primera lumbalgia ocurre aproximadamente entre los 30 y 50 años de edad, y el dolor de espalda baja se vuelve más común con la edad avanzada, esta es una de las causas principales de la lumbalgia en adultos mayores.cc

A medida que las personas envejecen, la pérdida de fuerza ósea a causa de la osteoporosis puede provocar fracturas y, al mismo tiempo, la elasticidad y el tono muscular disminuyen. Los discos intervertebrales comienzan a perder líquido y flexibilidad, lo que disminuye su capacidad para amortiguar las vértebras. El riesgo de estenosis espinal también aumenta con la edad.

Nivel de forma física: El dolor de espalda es más común entre las personas que no están físicamente en forma. Es posible que los músculos débiles de la espalda y del abdomen no apoyen adecuadamente la columna vertebral.

Las personas que salen el fin de semana y hacen mucho ejercicio después de estar inactivos toda la semana, son más propensos a sufrir lesiones dolorosas en la espalda que las personas que hacen de la actividad física moderada un hábito diario.

Los estudios demuestran que el ejercicio aeróbico de bajo impacto es beneficioso para mantener la integridad de los discos intervertebrales.

Embarazo: Suele ir acompañado de dolor en la parte baja de la espalda, que es el resultado de cambios pélvicos y alteraciones en la carga de peso. Los síntomas de la espalda casi siempre se resuelven después del parto.

Aumento de peso: El sobrepeso, la obesidad o el aumento rápido de peso pueden causar estrés en la espalda y  dolores en la zona lumbar.

Genética: Algunas causas de dolor de espalda, como la espondilitis anquilosante, una forma de artritis que involucra la fusión de las articulaciones de la columna vertebral que lleva a cierta inmovilidad de la columna, tienen un componente genético.

Factores de riesgo laboral: Tener un trabajo que requiera levantar objetos pesados empujar o tirarlos, particularmente cuando involucra torcer o hacer vibrar la columna vertebral, puede causar lesiones y dolor de espalda.

Un trabajo inactivo o un trabajo de escritorio también puede provocar o contribuir al dolor, especialmente si se tiene una mala postura o se sienta todo el día en una silla con un soporte inadecuado para la espalda.

Factores de salud mental: Los problemas de salud mental preexistentes, como la ansiedad y la depresión, pueden influir en la medida en que uno se enfoca en su dolor y en la percepción de su gravedad. El dolor que se vuelve crónico también puede contribuir al desarrollo de tales factores psicológicos. El estrés puede afectar al cuerpo de numerosas maneras, incluyendo causar tensión muscular.

Sobrecarga en la mochila de los niños: El dolor en la parte baja de la espalda que no está relacionado con una lesión u otra causa conocida es inusual en los niños preadolescentes. Sin embargo, una mochila sobrecargada con libros de texto y útiles escolares puede forzar la espalda y causar fatiga muscular. La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos recomienda que la mochila de un niño no debe pesar más del 15 al 20 por ciento de su peso corporal.

Diagnóstico de la lumbalgia

Los médicos usan una variedad de pruebas para evaluar lumbalgia y poder determinar qué tipo de dolor de espalda se padece:

Exámenes físicos, incluyendo examen de la función nerviosa y del rango de movimiento.

Exámenes de sangre y orina.

Radiografías, para examinar la estructura de los huesos y la salud de los tejidos.

Se pueden realizar tomografías computarizadas (TC) o resonancias magnéticas (IRM) para confirmar los síntomas y localizar la causa del dolor.

Mielografía, Es una de las pruebas para evaluar una lumbalgia con mayor éxito, consiste en realizar un examen radiográfico del conducto raquídeo de la columna vertebral. Se inyecta un agente de contraste a través de una aguja en el espacio alrededor de la médula espinal para mostrar la médula espinal, el canal y las raíces nerviosas en una radiografía.

Todos estos resultados pueden ayudar a decidir cuál es el mejor tratamiento.

Tratamiento de la lumbalgia

La mayoría de los casos de lumbalgia se resuelven sin cirugía y con un tratamiento mínimo en 2 a 4 semanas.

El tratamiento depende en gran medida de la causa precisa y la gravedad del dolor. Además, cada paciente debe ser evaluado y gestionado individualmente en el contexto del estado de salud de fondo subyacente y del nivel de actividad para saber exactamente como curar la lumbalgia en dicho paciente.

Los métodos tradicionales suelen ser la primera opción, como la fisioterapia, la medicación para el dolor, los cambios en el estilo de vida, como la revisión de la postura, los hábitos, la rutina, etc.

Otros tratamientos posibles pueden incluir inyecciones de esteroides, denervación por radiofrecuencia, si estos métodos no son útiles, entonces se debe revisar con su médico si la cirugía puede ser una opción.

Prevención del Dolor Lumbar ¿Cómo hacerlo en casa?

Prevención del Dolor Lumbar

La prevención del lumbago se puede hacer desde casa sin la ayuda de un médico, pero es indispensable su disciplina:

Relajantes musculares, utilice relajantes musculares de venta libre para reducir la tensión en la parte baja de la espalda, estos pueden ser en gel o en pastillas.

Mantenerse activo, La actividad física también es muy, moverse ayuda a mantener los músculos, articulaciones y tendones listos para flexionarse y estirarse en lugar de desgarrarse.

Compresas calientes, usar una compresa caliente o nadar en una piscina termal  puede proporcionar descanso y relajamiento a los músculos.

Dormir sobre una superficie plana, Descansar y dormir acostado en un buen colchón, con una superficie firme y plana puede ayudar a prevenir, la espalda no tendrá más tensión en la parte baja de la espalda mientras se duerme.

Levantar objetos de forma correcta, Tener una postura correcta al momento de levantar objetos pesados es fundamental para prevenir lesiones.

Ejercicios Para la Lumbalgia

Existen ejercicios de acondicionamiento físico para fortalecer el área lumbar y los tejidos adyacentes, estos pueden ayudar a minimizar el riesgo de lesiones en la parte baja de la espalda.

También se pueden diseñar programas específicos para aliviar y prevenir el dolor de espalda con la ayuda de su fisioterapeuta y otros profesionales de la salud especializados en la espalda.

A continuación tenemos unos ejercicios para prevenir esta molestia:

Flexione los tobillos, acostado boca arriba flexione los tobillos hacia arriba y hacia abajo. Repita diez veces en cada tobillo.

Sentadillas de pared, Párese con la espalda recta contra la pared y  Asegúrese de que sus pies estén a la altura de sus hombros.

Apriete los músculos abdominales mientras flexiona lentamente las rodillas hasta un ángulo de 45 grados.

Mantenga la postura en cuclillas de cinco a diez segundos. Vuelva lentamente a la posición inicial. Repita 10 veces.

Elevación del talón o de la pantorrilla, Párese derecho y coloque su peso de manera uniforme en ambos pies. Lentamente levante los talones quedando apoyado sobre los dedos y nueva lentamente, baje los talones. Repetir 10 veces.

Elevación del talón o de la pantorrilla, Párese derecho y coloque su peso de manera uniforme en ambos pies. Lentamente levante los talones quedando apoyado sobre los dedos y nueva lentamente, baje los talones. Repetir 10 veces.

Levantamiento de piernas, Acuéstese boca arriba. Enderece la pierna izquierda y doble la rodilla derecha. Estabilice la parte baja de la espalda apretando los músculos abdominales.

Comience lentamente a levantar la pierna izquierda hasta que esté a unos 40 centímetros del suelo.

Recuerde mantener la pierna estirada. Baje la pierna lentamente. Repita 10 veces en cada pierna.

Más información de sobre la espalda

POR FAVOR AYÚDANOS A DIFUNDIR ESTE MENSAJE!
Si esta información fue útil para ti, puede serlo de igual forma para otras personas que tengan alguna molestia en su espalda. Escoge tu red social preferida y comparte. Gracias
0/5 (0 Reviews)